05 febrero 2013

Bárcenas y los pobres ricos



¡Ay del mundo por
sus piedras de tropiezo!


Porque es inevitable que vengan
piedras de tropiezo; pero
¡ay de aquel hombre
por quien viene el tropiezo!


En verdad os digo que es difícil que un rico entre en el reino de los cielos.

Y otra vez os digo que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el reino de Dios.



Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero,
pero pierde su alma?


O ¿qué dará un hombre a cambio de su alma?


El Libro Mágico de mi Maestro
"El Cuento del Embustero"

Créditos foto: Diario Qué / Agencias

2 comentarios:

  1. Te entiendo perfectamente - es desconcertante, desconsolador, desesperante.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails