19 septiembre 2006

Orgullo y Prejuicio


Esta semana, los líderes de dos grandes religiones nos están dando una lección importante a todo el aldea global. A parte del hecho de que parecen ser niños en el patio del cole (¡"Es que me insultó...!", "¡Pero él lo decía antes...!), nos enseñan una verdad profunda:

El gran peligro del orgullo.

Dedico la siguiente historia a ellos.

A algunos que estaban seguros de ser justos por sí mismos y que despreciaban a los demás, les contó esta pequeña historia:

"Dos hombres subieron al templo (a la mezquita, a la sinagoga, a la iglesia...) a orar; uno era religioso y el otro, un drogadicto y alcohólico.

El religioso se puso a orar consigo mismo: 'Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres --ladrones, malhechores, adúlteros-- ni mucho menos como ese perdedor a mi lado.

Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.'

En cambio, el drogadicto y alcohólico, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: '¡Oh Dios, ten compasión de mí, que me siento totalmente perdido!'

"Les digo que éste, y no aquél, volvió a su casa justificado ante Dios.

Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido."

4 comentarios:

  1. ¿Qué queda de estas enseñanzas en nuestros líderes? Cada vez entiendo menos nuestro mundo. O a los que lo habitamos, para ser más exactos.

    ResponderEliminar
  2. Puede que no tenga mucho que ver pero este cuento me recuerda un poco a la historia en la que un hombre se quejaba de lo poco que tenía para comer y de la mala ropa que tenía y se lamentaba de si mismo y solo de sí mismo cuando justo unos metros por detrás había otro mas pobre que él comiendose los restos de ropa y migas de pan que el otro desperdiciaba.

    J'a no queda nadaaaaaa y comparto contigo el pensamiento de que cada vez queda menos y menos de lo que años atras ya escaseaba.

    Un saludo Paul.

    ResponderEliminar
  3. Buena pregunta amigo virtual mío
    ;-)

    LET'S CHANGE THINGS.

    Un fuerte abrazo,
    Paul

    ResponderEliminar
  4. Gracias (como siempre) Cris, por tu aportación. Me suena la historia que mencionas aquí...

    A veces todo esto (p. ej. Benedicto e Islam) parece surrealista y desanima muxo.

    ¡Pero no nos resignemos!

    ¿CÓMO?

    - Sonríe hoy a un inmigrante
    - Preguntale a un musulman acerca de sus creyencias para aprender +
    - Trabajemos en nosotros mismos
    en temas de humilidad (estoy en
    ello desde hace años)

    Sólo un par de reflexiones más...

    Besos
    Paul

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails